El Maternal en Tiempos de Cólera | SRE


Nuestro querido Luis Videgaray toma cargo de la Secretaritita de Relacioncitas Exterioritas en los tiempos de Dony Trump y esto parece que se ha convertido en la famosa novela de desamor del Pueblo Mexicano llamada “El Maternal en Tiempos de Colera” donde el verdadero Cerebro, bro, bro, bro, de nuestro Pinky Peña Nieto, ha decidido una más de sus cartas de desamor a su (m)amada Pacha Mama diciéndole que “se encuentra listo para aprender”. Su (m)amor; por eso de la vivaz voracidad hacia la nutricia Pacha Mama que es nuestra patria, no tiene llenadera. Nos encontramos, con sus tan conocidas conductas sociopáticas, que solo siguen confirmando lo enfermos que están. Los Pinky Peña Bots hicieron su cometido creando psicosis social y un angustiante toque queda para muchos donde hasta el momento no se reportan los detenidos y donde todo sucedió con la venia de las policías y grupos de choque al servicio del Estado Mexicano. Me preguntaban porque en el Estado de México sucedió todo, y probablemente, digo yo por casualidad, si no será porqué en el equipo de Pinky Peña Nieto estuvo como uno de los principales cercanos y verdaderos maquiavélicos encéfalos, nuestro querido Eruvielito Ávila. A pus sí. Menuda entrevista de Denisse Maerker que parece que tiene que hacer señales de humo y hablar en código morse para confrontar al fínisimo Meade, que solo se notó un poquitín nerviosón ante las preguntas de la doctora de La Sorbona de París. Ya solo le falto insistir un poco más en: “pero los saqueos, pero los saqueos”. No tienen Pacha Mama. Todo vuelve a los tiempos del viejo PRI. Pero ahora están bien asustados. Ahora si los veo preocupados, cosa clara para el sociópata que entra en conflicto verdaderamente, cuando su poder y omnipotencia son confrontadas ,y cuando las están a punto de perder. El sociópata tiene miedo a que su teatro se venga abajo. Pero hay una cosa interesante, que cuando existe confrontación, su narcisismo los hace decidir por una opción de más poder. Lo que pasa es que por su necesidad de control, toman decisiones que les evidencian más, y que en ocasiones ya no pueden detener. Así un Escobar se divierte de estar rodeado por sus verdugos hasta el final, mostrando el poder; aunque todo se haya terminado. Las patadas de ahogado del sociópata lo hacer perder la razón y disociar más, aún ante su eminente rigor mortis. Es error, tras error. Son como pequeñitos de maternal que parece que no saben lo que quieren. Solo poseer a su Pacha Mama a través de su omnipotencia. ¿Sabrá Pinky Peña para que necesita darle esos lujos a su séquito de Princesas? Probablemente no porque lo que buscan ellos no es en sí el dinero, más bien, buscan el poder. El tema no es tener el dinero para poder pagar los vestidos para la visita a la Reina Isabel, lo importante es tener el mejor vestido que demuestre su poder. Por eso las chicas quieren cenar, con la Reina Isabel. Al sociópata no le encontramos ninguna empatía. Por eso su discurso es vacío y no genera ningún sentimiento. No se los creemos porque verdaderamente no lo sentimos. Eso le pasa a las personas con un verdadero contacto emocional, la gran parte de nuestros políticos no. El sociópata dice: “defendamos a nuestro peso, esa es la estructura que conviene al país, es la estructura a la que me he comprometido a defender como un perro”. ¿Les parece familiar con lo que escuchamos hoy?. Nada más cámbienle a la palabra gasolina. Nos dicen el Trio de Mosqueteros Meade, Pinky y Cerebro, que entendamos las razones de defender el precio de la gasolina como unos perros. Esa historia ya me la sé. Esperemos a ver que es la agenda con la que sigue la escuelita de Pinky Peña, pero creo que este año si nos va a doler. Nuestro país tiene que cambiar.


® El Maternal en Tiempos de Cólera | SRE