La UAEM, en las pasadas semanas, promovió una candidatura al Nobel Prize. El mexicano y presbítero Alejandro Solalinde es el nominado a tan distinguido premio por la Paz. El padre Alejandro Solalinde es fundador del Albergue Hermanos en El Camino, y ha fungido como n incansable defensor de Derechos Humanos de los Migrantes.

Cabe destacar que hasta hace algunos meses, el padre fue galardonado con un Doctorado Honoris Causa en la Máxima Casa de Estudios del Estado de México donde estudió la licenciatura en Psicología.

El que Solalinde sea nominado a dicho premio refleja un momento de madurez de una lucha que lleva realizando a favor de la comunidad transmigrante y de quienes tanto ha defendido sus derechos. El camino no ha sido fácil ya que como un Defensor de Derechos Humanos ha luchado contra el estado de diferentes maneras. Una muy importante fue en una ocasión donde estuvo a punto de perder la vida tras un secuestro en Ixtepec Oaxaca.

Las personas que trabajan a su lado, consideran su labor como algo verdaderamente maravilloso y se han convertido en leales acompañantes en su misión pro migrante. Resulta muy valioso conocer el trabajo que realiza por ejemplo en el Albergue Hermanos en el Camino donde ninguna persona es discriminada y donde un migrante en ocasiones tiene la posibilidad de permanecer un tiempo prolongado si su causa es justificable en su camino hacia los EE. UU.

Su forma de trabajar es única, donde siempre se encuentra en los reflectores, aunque esta sea una de las cosas que los que lo conocen considera prefiere menos. No es una persona que de entrada, al que quisiera ser adulado por su ayuda a los migrantes y su ayuda los viajeros no es más que desinteresada, humana y vigilante de sus derechos. Nadie es cuestionado en su humanidad por el. Todos tienen cabida para formar parte del grupo que es recibido bajo su hospitalidad en el albergue en Ixtepec y recientemente para jóvenes en la Ciudad de México.

Recientemente en dicha institución firmo un convenio de colaboración donde se involucrará a los jóvenes de la universidad con las actividades que realiza a favor de los migrantes, lo cual les permitirá tener un conocimiento mucho más profundo de lo que sucede. Solalinde subrayaba por ejemplo que son muchos los ejemplos de acuerdos solidos relativos a la migración en nuestro país, sin embargo el problema es que ellos no se llevan a cabo.

La posibilidad de que el padre se convirtiera en el siguiente Nobel de la Paz implicaría un reconocimiento a una gran labor en un país donde se necesita mucho voltear a ver el problema. Anteriormente ha sido galardonado con el Premio a los Derechos Humanos en México, y está sería una próxima distinción que le vendría a el y a todo el equipo que colabora en dicha causa.

Habrá que esperar a los resultados que esta contienda lleve, donde más de 300 nominados participarán, en una época donde el tema de la migración se encuentra en el ojo del huracán. Basta decir que en la actualidad México enfrenta una crisis migratoria con una serie de miles de Haitianos varados en las ciudades fronterizas, principalmente en la ciudad de Tijuana.

Si usted estuviera interesado en tener algún acercamiento a su causa humanitaria podrá consultar su página web donde se presenta mucho acerca de las actividades y servicios que se ofrecen al migrante. También cuenta con información para personas que se quieran unir como voluntarios dentro de la Casa del Migrante en las ciudades de Ixtepec y de Ciudad de Mexico.  

® El Mexicano Alejandro Solalinde al Nobel Prize