¡Eureka! El fascismo de la actualidad incluye ser pro-judaísta islamofóbico. Dirían los chavos de hoy: what tha fuck. Primera escena: Un bato hace su website conservador donde es xenófobo pero aboga a favor de los judíos en Israel, Breibart dot com. Segunda escena: Dicho bato invita a trabajar a Stephen Bannon para dirigir dicha publicación conservadora y nacionalista pro-Alt Right. Tercera escena: Nos reunimos “los del” National Policy Institute y hacemos un “Heil Trump”. Estimado lector: ¿Cómo se llamó la película?. Nosotros los confundidos. Pues resulta que nos estamos encontrando que los grupos que apoyan a Donald Trump están haciendo un transfascismo o transnazismo. Donde las variables xenofobia y nacionalismo permanecen, pero los ataques ya no van más contra los judíos; por lo menos nos alivia eso y bendito sea el Señor. El fascismo de nuestros tiempos por tanto va en contra de los que profesan el Islam; sin embargo hasta la segunda guerra mundial, la 13.ª División de Montaña SS Handschar participaban con las Waffen-SS. Del mismo modo recordemos que los pueblos Musulmanes lucharon de cerca del Eje, como una forma de independencia al colonialismo europeo del que habían sido víctimas hasta entonces. En el anverso de la moneda, el fascismo de nuestra época también va en contra de los so called so good hispanos. El asunto de todo esto es que parece que el fascismo esta atravesando por una crisis de identidad. Le explico porqué. Breibart News Network nace en el 2007 bajo la dirección de Andrew Breibart, quien como dato interesante, es hijo adoptivo de un matrimonio Judío de Brentwood, L.A. Breibart viose inmiscuido en diversos escándalos relacionados a segregación racial de la comunidad afroamericana así como de videos editados en el escándalo de ACORN, asociación dedicada a la promoción del registro de votantes con un salario bajo. Bajo la dirección ejecutiva de Stephen Bannon, Breibart News sigue una línea de publicaciones jingoístas, ultraconservadoras, misóginas y otras más. La cosa truena cuando en abril de 2016 son confrontados tras haberse asumido como valientes defensores del anti-semitismo, y formasen parte de la línea política de Alt-Right quienes, de entre sus tantos motes de sufijos terminados en fóbico; erán claramente anti-semitas. Hasta hace apenas una semanas, periodistas mostraban preocupantes imágenes donde en una reunión del National Policy Institute y tras un nacionalista discurso de su dirigente, algunos de sus agremiados evocaban el heil nazista gritando “heil Trump”. ¡Ya ven! Les decía: WTF. En toda crisis de identidad fascia parece que por el momento el judaísmo no es más una victima y que la chinga viene para los demás. Mi objetivo para este artículo es que tomen una foto de toda esta escena que refleja la confusión del estadounidense. En su libro Totem y Tabú, Freud describe la formación de las culturas a través de la prohibición incestuosa. Esto quería decir que, para que una cultura pudiera desarrollarse, en la figura del tótem eran prohibidas las relaciones sexuales entre los miembros del grupo, dando paso a la opción de sangre nueva perteneciente al animal totémico que representaba a otra tribu. Así digamos, podríamos evitar tener hijos con tres ojos. Así nuestra cultura podría crecer de una forma sana. Lo invito “a ler” (diría el secre de educación) tan magnífica obra del psicoanálisis; corra a comprarlo, va a entender mucho más a profundidad lo que a continuación le escribo. Creo entender el enojo de los güeros, y es que la migración y tantos años de evitación del incesto recibiendo gente de chile, de moronga y de dulce, les ha quitado protagonismo en su sangre. ¡Pero nadie tiene la culpa! ¡Somos víctimas de la capitalismo y la pobreza! Por eso migramos. Digámoslo así, EE.UU es el lugar en donde todos querríamos tener un hijo, pensándolo simbólicamente. Pero los gringos quieren tener a sus propios hijos: nacionalismo. ¿A poco no entendemos mejor ahora el Make América Great Again? ¡Y lo dicen en su discurso! ¡eh!, no tenemos que echarle mucho psicoanálisis al asunto. Lo mismo le pasó a la Alemania Nazi. Le quiero hacer ver, es que ésta es una gran razón por la que los gringos “le tiran a todo lo que los invada.” Tienen una historia de paranoia y de preocupaciones con las que no pueden lidiar más. Lo que no se ponen a pensar es que simplemente han sido victimas de la historia y el destino, y que les valdría la pena vivir de una manera menos neurótica (en estos momentos quasi psicótica) los miedos que padecen y que lo hacen xenófobos. Los estadounidenses de Trump, podrían encontrar un futuro prometedor teniendo un amor por la patria, entendiendo que su política puede ser incluyente. La amenaza no está en los otros, ni entre los pueblos. Si recapacitaran, no seguirían perdiendo.