Apagar fuegos de montones de tela con un simple balde de agua, era tema cotidiano de las trabajadoras del Triangle Shirtwaist Company en la ciudad de Nueva York a principios del siglo XX. Una compañía que empleaba a mujeres migrantes de Europa Occidental y de Italia vio sus últimos momentos al comenzar un incendio el cual se extinguiría en hora y media cobrando la vida de 146 trabajadoras; convirtiéndose históricamente en las modernas mártires del capitalismo.

La tragedia del Triangle Shirtwaist Company sucedió el 25 de marzo de 1911 solo una semana después de que se celebrara el primer Dia Internacional de la Mujer Trabajadora celebrado en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza; habiendo sido esta una lucha de la mujer frente a la igualdad laboral y de oportunidades.

En la historia se entiende dicha tragedia como el “incendio que cambio la historia de américa” ya que a partir de la tragedia se formaría el Sindicato Internacional de Trabajadores de la Confección de Damas además de convertirse el precedente de los derechos de la mujer y de su reconocimiento dentro del mercado laboral.

Dos puntos me gustaría destacar: mujer y migrante. Y parece ser que esto no ha cambiado hasta el momento. No veo diferencia entre las mujeres de aquella fabrica a comparación de las jornaleras que sacan el trabajo que como bien se dice, “los americanos” no quieren hacer. Pareciera que el feudo solo cambia de significación y los desfavorecidos se reconvierten históricamente en carne de cañon. (Karl Marx llamaría a este grupo el Ejercito Industrial de Reserva)

Esto me parece que lleva a una reflexión propia a realizar por las mujeres en este día. Y esto es preguntarse si la labor se ha realizado. En un mundo tan inequitativo me pregunto si realmente el tema a discutir son las desigualdades entre género o si la desigualdad es más bien de humanidad. Veo mujeres poco empoderadas pero poderosas. Mujeres leales a un sistema hundiendo más a sus pares. Mujeres entregadas a la corrupción y pervertidas por la política. Veo mujeres cosificadoras del ser mujer. Veo mujeres alejadas de la maternidad, símbolo de nuestra más humana vivencia. Veo mujeres del narco y niñas endiosadas ante representantes de la Santa Muerte. Veo mujeres golpeadas como siempre. Veo a una mujer humillando a otra mujer.

A mi parecer el empoderamiento de la mujer es tema de reflexión para todas, no solo para una que otra académica. Esto, porque creo que se puede caer en grandes equivocaciones, desde el Narcisismo Feminista, hasta la aun existente Masoquista Feminista; todas ellas identificables en nuestra sociedad. Creo que las mujeres tienen mucho que celebrar en este día y es que tienen muchas cosas por integrar. Se que no vivimos una época sencilla, donde estamos en crisis de todo, entre ellas de género. En la actualidad se denotan los estudios y enfoques de género. Y veo una constante en los Millenials y es no tener claro “que se es”. Mujeres jóvenes en mi consulta se preguntan sobre tantas cosas de la mujer. Mujeres totalmente desconocidas a lo que significa ser mujer, desde su respuesta tan subjetiva y personal, claro está. No las veo con claridad, siendo que creo que debería ser uno de sus grandes logros al encontrar una mayor libertad. Pero esa incauta ave del feminismo, aunque se le han abierto las puertas no ha podido volar.

Volando pues, volando pues, no me queda más que felicitarlas en su día, porque grandes mujeres han formado parte de mi vida. Siempre será un homenaje, la oportunidad que nos dan de crecer y compartir a su lado. Un abrazo muy grande mujeres y a mis tan admiradas migrantes y activistas con las migrantes.  


® Las Migrantes del Triangle Shirtwaist