Por Aida Gaxiola; Psicóloga.

Reseña sobre el libro: Entrenamiento para Migrantes. Periodismo Cultural, de Aída Suárez Chávez

Migrante, (palabra difícil de definir) sin sinónimos, sin mayor referencia que su significado, sin contexto. Migrante es aquella persona que deja lo que llama suyo para residir en un lugar nuevo (y en palabras de doña Cata “para querer estar mejor”).

Es impresionante como existen muchos autores que abordan el tema, muchos textos, revistas y aventurados. Así que como una inquieta, me permito adentrarme a este universo desde una de mis pasiones los libros. Esta vez veremos este mundo desde los sabios ojos de la periodista Aída Suárez que es la directora de la revista Alas Mujeres, conductora de Radio, columnista en el diario Cronica de Hoy de Hidalgo y colaboradora del periódico el Sol de Hidalgo.A través de su libro “Entrenamiento para Migrantes. Periodismo Cultural”, nos llevara de la mano por historias cortas de testimonios de migración a EU por paisanos del estado de Hidalgo.

Aída nos propone una experiencia única vivir lo que viven los migrantes una especie de “Entrenamiento”. Nos dice que en El Alberto comunidad de Ixmiquilpan, Hidalgo; se realizan caminatas nocturnas en el balneario ecológico, simulando el paso por la frontera a EU, esto honrando el esfuerzo y el alma que aquellos que se van para “el otro lado”. Aunada a una de estas caminatas nos relata 12 historias de personas como Gerardo, David y Estela, han vivido el llegar a un país diferente desde su lugar de origen e intentar establecerse siempre tirándole a que eso sea definitivo.

La primer frase que ató mi aliento fue “Tal vez quienes se han ido… lo primero que buscan es dinero, después, vida.” Realmente me impacto, porque crudamente cierto, el que migra no es para vivir mejor, es para tener dinero, porque en nuestro país tristemente no hay, mucho menos para los que menos tenemos. Pero no es el sentir de estos migrantes cuando viven en México porque “Los mexicanos nos preparamos, buscamos la vida.(Gerardo)” y si buscamos la vida ¿Qué hacemos exponiendo nuestra integridad en camino a EU?. Bien lo dice Estela “Los hispanos, extranjeros que llegan a vivir allá (EU)… viven pensando en tres cosas: comprar casa, coche y hacer un negocio.” (algo que en su país no pueden hacer). Sin embargo hay una variable permanente, todos sin excepción las doce historias en algún punto dicen “No fue nada fácil” ( y ese nada suena a romperse el alma). Esta dificultad empieza con el dinero, con el apoyo de la familia, amigos, de la comunidad entera (porque el pueblo junta para que uno de los suyos se vaya para el otro lado) “Quienes se van deben de tener contactos, amigos o familia que los ayude, ni como legal puede encontrarse nada si no se conoce a alguien. (Humberto)”. El apoyo y las relaciones son lo que han dado un poco de sostén a aquellos que deciden aventurarse.

Muchos viajan por la promesa de una vida mejor pero allá se gana en dólares y se gasta en dólares, juntar dinero, mandar dinero o bien ayudar a otros antes de ayudarse es algo que queda endeble, creo que por eso muchos no regresan. No regresan por miedo, por perder, por no sentirse igual (quien a salido sabe que ya no es lo mismo), por saberse extranjero.

El miedo es lo que los hace irse, moverse, quedarse y a algunos a regresar porque en palabras de Gerino “no he perdido mis raíces; no me siento extraño cuando regreso a mi tierra”. El chiste es no perderse, en la caminata de ida y en la vida allá, el chiste es no perder, es no perderse.

Y así Aída Suárez nos muestra a través de la viva voz de estos migrantes como el sueño americano a veces se realiza o a veces, como dice Nereida “No alcanza para cumplir ningún plan”.