A una semana de asumir la presidencia de EE.UU, el psicoanálisis manda un mensaje a Trump. Bajo el hashtag de #Psychoanalysts4Sanity se publica en el portal de la International Psychoanalytical Association (Fundada en algún momento por Sigmund Freud), una fotografía que dice “Psicoanalistas por la cordura en la Casa Blanca”.

El mensaje es contundente e implica una serie de acciones que pienso nos debieran de preocupar. Implica una invitación cuidadosa a que el presidente Trump reconsidere, el poder tener cordura en el manejo de la Casa Blanca. Implica un mensaje donde el psicoanálisis, está rompiendo con el ejercicio de las correctas formas de intervención psicológica. En el comentario se simboliza (en referencia a la Casa Blanca) , la necesidad de un ejercicio psicológicamente juicioso de Trump en lo que considero una manera técnicamente impecable, es decir, se habla de la enfermedad y no del enfermo; se habla sobre la cordura en la Casa Blanca. Recordemos que simplemente muchos de los escritos de S. Freud hacían una especie de referencia similar a los acontecimientos de la guerra y los líderes, por ejemplo en Psicología de las Masas y Análisis del Yo en 1921; en 1938 escribiría acerca del antisemitismo y se volvería refugiado en Londres muriendo en vísperas de la Segunda Guerra Mundial. Su hermanas acaecerían más tarde en campos de concentración .

Esta acción considera del mismo modo, la posibilidad de hacer pública la resonancia que tienen los sucesos en este momento, dentro de la comunidad psicoanalítica. Los comentarios por tal publicación no tardaron en salir (post de Facebook) donde algunos psicoanalistas mostraron su descontento al ser publicado por parte de la International Psychoanalytical Association las imágenes de dos psicoanalistas en la “Marcha de las Mujeres” de hace algunos días. Los comentarios criticaban que una asociación asumiera una postura política al respecto considerándolo como algo poco ético. El usuario Robin Green comentaba sobre la libertad de una postura siempre y sobre la posibilidad de hacer referencia a alguien siempre y cuando esto no se diera en el contexto de una relación psicoterapéutica.

El hecho es que en el activo pero silencioso “Mundo de los likes” y de los “Compartir”, al momento se contabilizaban 1,002 likes y fue compartido 767 veces. Lo que a mi parecer muestra el soporte a la publicación por parte de la comunidad psicoanalítica a pesar de “uno que otro amargado”. Pienso en la “amargura” como una emoción donde se carece de empatía respecto a una realidad, lo que me ponía a pensar por ejemplo (como fundador de una asociación que trabaja con inmigrantes), sobre todas esas imágenes de los pies de los migrantes lacerados por haber caminado durante días con los pies húmedos. Pensaba en la pobreza y la migración a causa de la guerra. Recordaba a todos esos migrantes que en su paso por Puebla son golpeados, asesinados, secuestrados, entre otros. Ignorancia de algunos psicoanalistas respecto al sufrimiento del refugiado a causa de las políticas migratorias. ¿No es necesaria una postura de los especialistas de la psique frente a la enfermedad con que se lleva un gobierno?

Me da mucho orgullo ver una postura tan necesaria por parte de las instituciones de renombre en el ámbito psicoanalítico. Me parece preocupante no difundir a la población sobre la psicología del narcisismo, la paranoia, xenofobia y megalomanía, tan citada por varios autores además de mi. Ojalá y puedan seguir a la International Psychoanalytical Association en su portal de Facebook. Mientras tanto de mi parte me encargaré de desglosar futuras colaboraciones para difundir sobre la psicodinamia de un gobierno que acaba de iniciar.

 ® Psicoanálisis manda un mensaje a Trump