Es de suma importancia para los profesionales de la inmigración que en el vecino país en el norte se entere sobre el concepto y la importancia de la dopamina. La dopamina es un neurotransmisor involucrado en el correcto funcionamiento del cuerpo , es decir la dopamina permite que las neuronas manden señales a los músculos para que ellos se muevan. Además de esto la dopamina se encuentra involucrada en todos los procesos emocionales.

Generalmente cuando existe un nivel inadecuado de dopamina la persona se encontrará deprimida o ansiosa, lo cual es una de las maneras en que podemos entender porque cuando estamos deprimidos no se nos antoja movernos o porque nuestras emociones son difíciles de manejar. Una disminución en este neurotransmisor manda un mensaje al cuerpo que nos hace simplemente desear no salir de la cama.

Ahora bien, hasta el momento podríamos estar preguntándonos sobre la importancia de esta sustancia en el tema de la migración. La realidad es clara: muchas personas migrantes, en algún momento de su viaje sufrirán alguna consecuencia de la falta de este neurotransmisor. Y esto lo tenemos que entender porque a mi parecer es una de las cosas que en ocasiones cuarta la posibilidad de muchos de cumplir con su American Dream.

Sabemos que las personas que migran a los EE.UU pueden sufrir de una serie de abusos a lo largo de su camino, pudiéndose convertir esto en Trastornos De Ansiedad Generalizados, Trastornos por Estrés Post-Traumático o Trastornos del Estado de Ánimo. Dentro de ello hay una explicación un tanto sencilla, aunque reduccionista, que es que todos ellos son causados en una persona la mayoría de las veces por estar expuestos a vivencias de mucho estrés. Por su puesto que la persona también puede ya venir viajando con estos trastornos desde su lugar de origen, donde más allá de preguntarnos donde termino detonándose, podemos aclarar que un gran suceso de importancia es como puede agravar por el simple hecho de migrar.

Los tratamientos para poder enfrentar los trastornos de “baja dopamina” pueden ser diversos y mucho tendrá que ver con el nivel de gravedad. Para casos muy fuertes podemos saber que el abordaje a tomar tiene que ser a través de un tratamiento farmacológico recetado por algún medico, ya sea a través de antidepresivos que son inhibidores de la recaptura de dopamina, serotonina y noradrenalina, o también con la utilización de ansiolíticos como lo pueden ser las benzodiacepinas o alguna serie de antistamínicos con funciones ansiolíticas. Por otra parte si el padecimiento es menor, una de las recomendaciones para la persona que lleve una intervención psicoterapéutica para poder así recibir la ayuda adecuada para tratar dichas vivencias psicológicas.

El tema respecto a la dopamina y el como se atiende el fenómeno en la atención a la comunidad migrante, saca a relucir que en la actualidad nos encontramos limitados para poder atender al grupo debido a su condición intrínseca de que están viajando. Sin embargo actualmente asociaciones como Frontera Libre nos encontramos con el interés y la preocupación de poder ejercer herramientas como lo pueden ser la telemedicina y la telepsicología. Ellas como una opción moderna y vanguardista para la atención de los malestares psicológicos. Varios intentos se realizan en la actualidad en el mundo, sin embargo nos encontramos ante muchas situaciones por resolver, donde nos imaginamos que dentro de muy poco tiempo se volverá en uno de los tratamientos que nos parezcan normales y a los que accedamos periódicamente.

Los síntomas que se suelen tener ante dichos trastornos están relacionados con la anhedonia, ansiedad, dificultan en la motricidad, problemas de sueño, reacciones tendientes a enojarse, dificultades en la alimentación, entre otras. Finalmente sugerimos a todas las personas que migran a que investiguen más sobre sus reacciones y posibles padecimientos psicológicos, acercándose pues a cualquier profesional que les ayude en el camino o al llegar a allá.  

® Que El Norte se Entere de la Dopamina.