En los últimos 20 años tras la promulgación de la Ley de Inmigración y Responsabilidad Inmigrante de 1996 y la creación de la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) la actividad de detención y deportación en EE.UU ha aumentado sustancialmente. Probablemente uno de los principales detonantes ha sido el evento sucedido en New York el 11 de septiembre de 2001, debido a dicho ataque terrorista la política de persecución aumento, y los inmigrantes comenzaron a vivir u intenso temos de deportación. Según la especialista Karen Hacker las personas indocumentadas tenían ansiedad respecto a lo siguiente: 1) Miedo a la deportación; 2) Miedo a la colaboración entre la policía local y ICE y 3) Preocupaciones sobre no ser capaces de proporcionar la documentación necesaria para solicitar seguros y para la atención de la salud.

Las propuestas desde parte del Congreso Estadounidense han pretendido realizar reformas integrales al respecto, sin embargo la realidad es que ya aterrizado ello en la legislación federal, se ha percibido una real ausencia en cuanto a un cambio verdadero en políticas publicas referentes a la solución del problema migratorio. Según Jill McLeigh en 2008,de los 1.305 proyectos de ley relacionados con la inmigración, 209 fueron promulgados en la ley, situación que da una fotografía importante al respecto.

El asunto importante es que como menciona la autora, las preocupaciones de seguridad nacional desde la administración de Bush, permitieron irregularidades por parte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Inmigración y Aduanas (ICE), iniciando un programa de sitio de trabajo y las incursiones en el hogar para identificar y deportar a trabajadores indocumentados aumentando apenas hasta dicho año, en un promedio de 10 veces más a lo realizado anteriormente; ya para 2008 el número anual de incursiones en el hogar aumentarían de 1.900 a 34.000.

Diversos estudios por parte de la academia, han demostrado que es necesaria una investigación sobre los efectos negativos que la implementación de dichas redadas provocó en los niños indocumentados, como en sus mismos padres. Situaciones para las que ni siquiera estaban preparados muchos de los grupos de indocumentados afectados, hicieron mella de manera importante en la estabilidad emocional de muchas familias. Los niños afectados por el ICE sufrieron separaciones y paranoia por lo que la misma persecución generaba. Muchos de los trastornos observables estuvieron relacionados con el T. De Estrés Post-Traumático afección que generalmente se adquiere ante vivencias extremadamente traumáticas, como en su nombre se infiere. Se consideran otras áreas de investigación como lo podrían ser las afectaciones conductuales que los niños inmigrantes pueden tener en su conducta adolescente o adulta. También se analizaron los efectos depresivos que dichas situaciones generaron.

Las afectaciones que durante la administración de Obama continuaron, y las que durante la administración de Donald Trump seguirán, hacen un llamado urgente a que las posturas científicas profundicen en el tema. Es claro que las recientes declaraciones xenófobas de Trump y su equipo, han generado una de las mayores “histerias colectivas” de los tiempos de la migración. Observamos incluso una preocupación inherente por ser deportados incluso todos los jóvenes inscritos en el programa DACA, siendo que era uno de los grupos que ya eran protegidos de alguna manera por las autoridades estadounidenses.

La realidad es que han sido poco observadas por la comunidad científica las afectaciones para un grupo vulnerable que esta sufriendo los estragos de la pobreza de sus países y que está reviviendo situaciones traumáticas en su llegada al American Dream. El costo que la migración tiene para muchos, es muy caro, sin embargo muchas de las personas que escuchan acerca de la migración, no están del todo conscientes al parecer, de los costos que dicha decisión tiene.