En Tijuana los Haitianos son clasificados por su condición de origen. La frontera esta bajo crisis. El problema inherente a seres humanos que han vivido de cerca la tragedia además de la pobreza. Sin embargo dicha situación es difícil de comprender para muchos de los pobladores de la ciudad fronteriza de Tijuana. El asunto es que, ¿como puede ser sencillo para una persona encontrarse en los parques públicos que frecuentaba heces fecales que por intervención del gobierno no deberían de estar ahí?. El asunto es que pocos se preocupan verdaderamente por ellos, relatan los vecinos de la ciudad. Parecería ser que el verdadero significado de una clasificación, es realmente a lo que la psicología llama atribución. La atribución en palabras cortas, significaría todo aquel proceso de inferencia, respecto a los conceptos previos vividos por una persona, es decir, sería más fácil que un mexicano atribuyera el problema sucedido en Tijuana a un fenómeno similar a la vagabundez, que a una condición de exilio por una catástrofe natural, solo por inventar un ejemplo. Con tal hecho, sería muy difícil para muchas personas empatizar con lo que le sucede, porque realmente es algo ajeno a su realidad. Sin embargo hasta la fecha no podemos encontrar ningún tipo de intervención psicosocial en Tijuana, que permita hacer comprender a los residentes afectados respecto al fondo de las razones de la migración o de cómo poder llevar de mejor manera este problema. Probablemente si este tipo de intervenciones sucedieran y se planeara intervenir con la población, evitaríamos una clasificación de las personas por su condición de origen y podríamos esperar mejores reacciones de convivencia en la crisis migratoria de Tijuana. Consideremos que la defensa de los derechos humanos respecto a la atención psicológica es de la siguiente manera: silenciosa. El desinterés del gobierno y la falta de políticas de salud psicológica son las formas en que el gobierno atenta de manera directa contra las personas, determinando la ayuda psicológica o psicosocial como algo que no tiene la relevancia necesaria. El asunto por preguntarse es, si sería indispensable que tuviéramos una intervención dentro de todo lo que está sucediendo en la frontera de Tijuana. Por parte de la atención humanitaria todo va bien, incluso podríamos pensar que existe un tipo de consejería por parte de quienes están apoyando en las principales necesidades que es precisamente dar albergue a las personas que lo necesitan. Ahí pueden comer, bañarse, dormir y recibir servicios de salud. El ser clasificados por su condición de origen pareciera ser una consecuencia de el mal manejo de la política pública migratoria. Precisamente porque no puede existir una integración dentro del medio por donde pasan o en donde se refugian por un poco más de tiempo. Habría que considerar que con mucho más razón cuando existe una condición de refugio la intervención podría ser más profunda sobre todo en el aspecto psicológico o psicosocial. Esperemos que con el paso del tiempo de esta crisis migratoria vayan mejorando las cosas y que los actores de las diversas instituciones logren dar una ayuda más completa para todo este grupo de haitianos que esperan refugio en los EE.UU. La cosa no viene fácil con el nuevo gobierno demócrata de los Estados Unidos y parece que Donald Trump tiene preparada una bienvenida nada grata pare ellos. Probablemente sería una Malvenida. La migración en nuestros tiempos esta confrontándonos con nuevos retos y tenemos una sociedad a la que es más fácil conectar pero cada vez es mas difícil de involucrar. Esperemos que tengamos todos la capacidad de hablar sobre los temas de migración. En Tijuana los Haitianos son clasificados por su condición de origen. La frontera esta bajo crisis. El problema inherente a seres humanos que han vivido de cerca la tragedia además de la pobreza. Sin embargo dicha situación es difícil de comprender para muchos de los pobladores de la ciudad fronteriza de Tijuana. El asunto es que, ¿como puede ser sencillo para una persona encontrarse en los parques públicos que frecuentaba heces fecales que por intervención del gobierno no deberían de estar ahí?. El asunto es que pocos se preocupan verdaderamente por ellos, relatan los vecinos de la ciudad. Parecería ser que el verdadero significado de una clasificación, es realmente a lo que la psicología llama atribución. La atribución en palabras cortas, significaría todo aquel proceso de inferencia, respecto a los conceptos previos vividos por una persona, es decir, sería más fácil que un mexicano atribuyera el problema sucedido en Tijuana a un fenómeno similar a la vagabundez, que a una condición de exilio por una catástrofe natural, solo por inventar un ejemplo. Con tal hecho, sería muy difícil para muchas personas empatizar con lo que le sucede, porque realmente es algo ajeno a su realidad. Sin embargo hasta la fecha no podemos encontrar ningún tipo de intervención psicosocial en Tijuana, que permita hacer comprender a los residentes afectados respecto al fondo de las razones de la migración o de cómo poder llevar de mejor manera este problema. Probablemente si este tipo de intervenciones sucedieran y se planeara intervenir con la población, evitaríamos una clasificación de las personas por su condición de origen y podríamos esperar mejores reacciones de convivencia en la crisis migratoria de Tijuana. Consideremos que la defensa de los derechos humanos respecto a la atención psicológica es de la siguiente manera: silenciosa. El desinterés del gobierno y la falta de políticas de salud psicológica son las formas en que el gobierno atenta de manera directa contra las personas, determinando la ayuda psicológica o psicosocial como algo que no tiene la relevancia necesaria. El asunto por preguntarse es, si sería indispensable que tuviéramos una intervención dentro de todo lo que está sucediendo en la frontera de Tijuana. Por parte de la atención humanitaria todo va bien, incluso podríamos pensar que existe un tipo de consejería por parte de quienes están apoyando en las principales necesidades que es precisamente dar albergue a las personas que lo necesitan. Ahí pueden comer, bañarse, dormir y recibir servicios de salud. El ser clasificados por su condición de origen pareciera ser una consecuencia de el mal manejo de la política pública migratoria. Precisamente porque no puede existir una integración dentro del medio por donde pasan o en donde se refugian por un poco más de tiempo. Habría que considerar que con mucho más razón cuando existe una condición de refugio la intervención podría ser más profunda sobre todo en el aspecto psicológico o psicosocial. Esperemos que con el paso del tiempo de esta crisis migratoria vayan mejorando las cosas y que los actores de las diversas instituciones logren dar una ayuda más completa para todo este grupo de haitianos que esperan refugio en los EE.UU. La cosa no viene fácil con el nuevo gobierno demócrata de los Estados Unidos y parece que Donald Trump tiene preparada una bienvenida nada grata pare ellos. Probablemente sería una Malvenida. La migración en nuestros tiempos esta confrontándonos con nuevos retos y tenemos una sociedad a la que es más fácil conectar pero cada vez es mas difícil de involucrar. Esperemos que tengamos todos la capacidad de hablar sobre los temas de migración

® Clasificados por su condición de origen