Durante las elecciones para presidente que se efectuaron el 7 de mayo en Francia, resulto ganador Emmanuel Macron, quien supero a su contendiente del Partido Nacional y ultraderechista, Marine Le Pen. Ante dicho suceso la Dra. Rosío Barajas, acedémica del Departamento de Estudios Sociales de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), dio a conocer un análisis respecto a las implicaciones políticas y migratorias que dicho gobierno traerá consigo.

Por una parte se encuentra un personaje populista como Trump el cual plantea una serie de cuestionamientos tan burdos como que la migración en los Estados Unidos es el factor por el cual no hay empleos en ese país. En dicho contexto existe alarma respecto al crecimiento de la agresión en los últimos meses ya que estas han sido encendidas particularmente hacia los latinos, musulmanes o toda aquella persona que no sea de piel blanca. En cierta forma la profesora percibe a la población que voto por Macron como educada y una población de franceses desean mantenerse en la Unión Europea, los cuales ante la fortaleza del regionalismo, puedan ser las maneras en que saque al país de su crisis.

Agregó también al respecto: “Creo que eso fue fundamental, pero también su visión de la migración, su visión en el sentido de que había que ser tolerantes con ella y bueno, ya se estaba viendo lo que estaba pasando en Gran Bretaña con el Reino Unido y entonces, esto influye de alguna manera para que la población votara por Emmanuel Macron”

La Dra. Barajas remembró que entre 2013 y 2014, en la ciudad francesa de Calais, se empiezó a generar un modelo de asentamiento migratorio ordenado que llegó a ser de aproximadamente 10 mil personas. De alguna forma destaco que dicha actitud, habló mucho de la solidaridad de Francia respecto a la huida de personas actualmente provenientes de Siria y Afganistán, países representativos de la guerra en Medio Oriente y los cuales han sido afectados al grado de perderlo todo y tener que migrar; convirtiendose lo mencionado lo cual se podría llamar, migración forzada.

Ante dicha situación el gobierno de Hollande (señalado como un gobierno socialista),optó a finales de 2015 por cerrar sus fornteras como estrategia de bloqueo al movimiento de Le Pen, el cual ya venía creciendo, echando en cara que la migración era uno de los principales problemas de la crisis, la cual se sustentaba por los actos terroristas perpetrados en contra de su país.

Añadió: “Eso generó mucho malestar entre la población francesa porque además, lo que sucedió es que todas esas personas que estaban en ese asentamiento, fueron enviadas a distintos lugares de Francia lo que generó descontento entre los refugiados y los propios franceses”.

Mas adelante explico la especialista que dicho suceso generó que la población francesa estuviera muy susceptible con el tema de la migración el cual había sido creado por los mismos países desarrollados.

Agregó la doctora que por tanto el tema tendría que tocarse cun sumo cuidado para que la política pública tuviera una salida ordenada al tema. Finalmente añadió: “Alemania juega un papel importante en todo esto. Macron señaló anteriormente que Alemania también debía de ser responsable y aceptar a los refugiados, entonces considero que Macron va a buscar una salida y un ordenamiento de la migración desde la Unión Europea con la idea de generar una nueva autoridad que va a partir desde Francia y Alemania”.